La Estación del futuro: Diseño, Gestión y Mantenimiento

julio 24, 2023

En este artículo continuamos con la serie de artículos sobre La Estación del Futuro, en este caso analizaremos el tercer capítulo: Diseño, Gestión y Mantenimiento.

En el diseño de las estaciones del futuro se considerará la experiencia del viajero como un aspecto primordial que influirá en todos sus elementos. Este capítulo nos recuerda que la estación es un espacio pensado y dirigido al usuario, donde se llevan a cabo las interacciones usuario/operador y por esta razón el diseño debe estar orientado a buscar pautas que puedan satisfacer las necesidades del usuario, como hemos dicho anteriormente, todas las etapas de un proyecto ferroviario deben apuntar a un único objetivo: la experiencia del usuario y prestar un servicio de calidad.

En este capítulo se distinguen dos tipos de usuarios; aquellos que viajan por un motivo laboral o de estudios con un horario predeterminado, y aquellos que viajan por placer como, por ejemplo, los turistas. Ambos viajeros se encuentran con el obstáculo común de cambiar a otra red. En este sentido la estación cuenta con dos identidades:

  • La estación como punto de acceso a los trenes y de transbordo a otras redes de transporte.
  • Por otro lado, es un espacio urbano, parte de una ciudad, con infraestructuras que ofrecen una experiencia a los viajeros que esperan su traslado.

Estación del futuro destaca un análisis DAFO con los requisitos que debe cumplir una estación para satisfacer a los viajeros.

Estación del futuro

Diseño de andenes y puertas

A lo largo de la historia se ha visto que las estaciones ferroviarias han estado libres de la presión urbanística que se conoce actualmente. Las estaciones disponían de diversos anexos o talleres, espacios no relacionados con los flujos de viajeros, su confort o seguridad.

En las últimas décadas un sistema de puertas de andén ha conseguido mejorar algunas funcionalidades, en las que destaca:

  • Reducción de accidentes, ya sea por arrastre del tren o por caída involuntaria a las vías.
  • Evita entrada de cualquier usuario al túnel, mejorando la seguridad frente a actos vandálicos o terroristas.
  • Mejora en la distribución de las personas en el andén.
  • Permite implantar un sistema de conducción automático (ATO) sin conductor, lo que requiere que todos los andenes de la línea dispongan de dichas mamparas y que la línea circule por una plataforma 100% exclusiva.

 

Se ha comprobado que disponer de puertas de andén dota de mejor funcionalidad a las estaciones de ferrocarril, sin embargo, es necesario enfocarse en el diseño formal de la estación.

El documento nos invita a pensar en un modelo para estaciones soterradas, como estaciones de metro, donde dispongan de un vestíbulo distribuidor en un primer nivel soterrado, lo que facilita la implantación de accesos al exterior, además de dotar de infraestructura para comercio y ocio.

Estación del futuro

La solución tecnológica pasa, por tanto, por un diseño pensado para el viajero, con flujos directos e itinerarios fáciles de visualizar, que debe procurar plantear diseños que propicien movimientos rectilíneos y que permitan al usuario transitar de la forma más intuitiva posible.

Diseño de estaciones multifunción, adaptativas y flexibles

En este capítulo se destaca que el diseño de estaciones del futuro debe sin duda optar por un diseño flexible y adaptable, ya que, desde este punto de vista, las estaciones pueden aportar bastante al núcleo urbano como centros de negocios, culturales o hitos arquitectónicos.

El documento destaca el proyecto que aborda actualmente ADIF, llamado “La Ecomilla”, que, apuesta por la creación de un espacio destinado a la multimodalidad urbana sostenible, de manera que el recorrido del usuario desde el inicio hasta el punto final se realice en un medio de transporte energéticamente eficiente y de bajas emisiones de CO2.

En esta línea, se plantean áreas de movilidad sostenible, promoviendo estaciones para vehículos cero emisiones, el carsharing, bikesharing, y patinetesharing, entre otros medios de transporte. Del mismo modo se plantea dotar a las estaciones de puntos de recarga rápida para vehículos eléctricos en base a energías limpias, la cual puede suplementarse con energía recuperada del frenado del propio tren.

Soluciones tecnológicas

La integración de nuevos usos dentro de la estación busca formas de desarrollo prospero alrededor del sector ferroviario, generando atracciones en estos lugares “de paso”, y que los usuarios se sientan cómodos y seguros usando este medio de transporte.

La idea principal es dinamizar y revitalizar espacios que inicialmente no estaban pensados para ello. Se llevarán a cabo actividades musicales y de arte, donde artistas puedan expresar sus obras en vivo para el público.

Lo que se busca, es transmitir al usuario que utilizar el tren significa un ahorro de dinero y que puede contar con el respaldo de servicios integrados como por ejemplo tener aparcamientos disponibles.

Diseños futuristas

En este apartado se analizan escenarios a partir de un imaginario futurista, visiones que por el momento son utópicas, donde las estaciones dejan de lado su concepción tradicional para convertirse en núcleos de relación con la sociedad y el medioambiente.

Se plantean cuatro propuestas visionarias que podrían o no prosperar en el futuro; según sea el desarrollo técnico, social, o medioambiental en cada uno de los modelos.

  • La estación adaptable: Está compuesta por una serie de elementos modulares y prefabricados que, mediante un proceso aditivo, se ensamblan los unos con los otros generando los diferentes lugares y espacios que componen el edificio. Según las necesidades, esta característica hace posible, el aumento o reducción del tamaño y capacidad de la estación o partes del edificio; la adaptabilidad al medio urbano, siendo una infraestructura que puede cambiar morfológicamente en planta o altura; el desmontaje de los módulos que conforman la estación para su posible reutilización en otras estaciones adaptables.
  • La estación en altura: El objetivo principal de este sistema consiste en desocupar la máxima superficie de suelo posible generando un espacio público de relación más sostenible, habitable y seguro. Además, liberar superficie en planta posibilita la renaturalización de los núcleos urbanos, incrementando la biodiversidad, el índice biótico del suelo, la flora y la fauna.
  • La estación atomizada: Consiste en la desintegración de la estación actual en nuevos núcleos mínimos repartidos por la trama urbana. En este caso, la estación como espacio físico pasa a un segundo plano dejando paso a un sistema interurbano de transporte que engloba recorridos de corta, media y larga distancia. La pieza clave de este modelo son los trenes autónomos, vehículos que se desplazan entre núcleos adicionándose o dividiéndose en función de la ruta o destino, puntos de estación equidistantes y cercanos a toda la población.
  • La NO estación: La visión futurista de la NO estación propone que el individuo no necesita, por ejemplo, tomar varios medios de transporte para llegar a la estación y coger allí el tren hacia otra ciudad. Antes de salir de casa pide su vehículo mediante una aplicación móvil, elige su destino y espera a que lo recojan. El sistema autónomo se encarga de cambiar el medio de transporte para mejorar su eficiencia y reducir su impacto medioambiental. Así, en vez de tener grandes espacios donde se concentra la movilidad entre ciudades y países como son las estaciones ferroviarias, aeropuertos o puertos; se propone un sistema donde estas infraestructuras desaparezcan tal y como se conocen. Al igual que las estaciones, el espacio destinado al vehículo privado: como son las carreteras, autopistas, espacios de aparcamiento; se reduciría drásticamente, ganando espacio en las ciudades para la gente, impulsando la actividad económica y social, y recuperando el espacio perdido para la naturaleza en las zonas no urbanas.

Gestión y mantenimiento

La tecnología robótica se toma este capítulo y describe las funciones que serán desempeñadas por robots en las estaciones del futuro:

  • Inspección de infraestructuras: principalmente destaca el uso de drones aéreos o robots terrestres que mediante el empleo de inteligencia artificial podrán realizar tareas de forma automática y sin interacción humana.
  • Reparación de mantenimiento de instalaciones: En el año 2050 los robots serán capaces de desplazarse a la zona de actuación y realizar las tareas que en la actualidad realizan las personas. Con una planificación y ruta cargadas en los robots y con las herramientas necesarias, se podrán acometer dichos trabajos, ya sean de soldadura, cambio de equipos (válvulas), trabajos eléctricos, además del trabajo de transporte de material y herramientas pesadas.
  • Vigilancia: En el futuro se combinarán cámaras con vehículos que las embarquen para que, con algoritmos avanzados, realicen tareas de detección de personas sin acceso a aéreas restringidas o personas en búsqueda, como niños perdidos. Tras detectarlos un robot se desplazará al lugar o le hará un seguimiento para no perderlo de vista de forma que interactúe o no con la persona/objeto implicado, avisando al personal necesario implicado en la tarea.
  • Servicios al usuario: Esto es ya una realidad en otros países, por lo que la tendencia es que vaya evolucionando en este sentido y realicen labores que en la actualidad realiza personal o maquinas fijas. De este modo, los robots podrán dar un servicio más personalizado y en cualquier lugar.

Gestión de catástrofes

El documento nos entrega las acciones de un equipo de gestión de estaciones ante una hipotética emergencia por inundaciones en el año 2050.

Ante esta inundación que avanza en los túneles y eventualmente en la estación, el equipo accede a los sensores del sistema de Gemelo Digital de la estación. El sistema le sugiere avisar a los responsables de todas las áreas implicadas. Por otro lado, se contacta automáticamente con ellos telefónicamente convocándolos a una reunión virtual urgente. Por último, se verifica que el puesto de control este avisado y el sistema eléctrico desconectado.

Al reunirse en la estación, el equipo proyecta en una sala virtual los planos 3D de los túneles de la estación, además de la red de alcantarillado de la ciudad, intentando buscar una alternativa para evacuar el agua que se acumula en la estación.

Planean un trabajo de perforación para encausar el agua a un arroyo cercano a través de unos colectores que quedaron inutilizados cuando se ejecuto la estación. Railway Innovation Hub a través de su sistema de respuesta automática les da una alternativa: Hidrodemolición con robot teledirigido. La emergencia se resuelve sin la necesidad de contactar proveedores y esperar horas para mover maquinarias y materiales.

Mobility as a Service (MaaS)

“MaaS” permitirá utilizar diferentes medios de transporte, ya sean estos públicos o privados, mediante un sitio web o aplicación única. Esta se encargará de: gestionar el viaje, el cobro al cliente y a su vez de realizar el pago del servicio prestado a cada uno de los proveedores de transporte que el cliente haya usado en el viaje.

En este caso “MaaS” irá guiando al viajero (como actualmente puede ser Google Maps). El cliente se podrá despreocupar por tanto de las posibles gestiones que puedan darse alrededor de la obtención de un billete, realizará su viaje de principio a fin con tantos modos de transporte como sea necesario y la aplicación de “MaaS” gestionará el resto.

En este capítulo también se mencionan las tecnologías de Blockchain, IoT y Metaverso (Metroverso), las cuales también podrán ser utilizadas en el futuro del diseño, construcción, operación y mantenimiento de infraestructuras ferroviarias.

Conclusiones

Sin duda en este fascinante capítulo nos trasladamos al futuro, visualizando a través de la lectura una estación completamente integrada y con un funcionamiento guiado por las tecnologías a favor de los usuarios.

Por otro lado, es posible ver el gran aporte que hace esta innovación a la gestión por parte del operador, facilitando incluso en momentos complejos, como puede llegar a ser una emergencia por una catástrofe natural.

Tecnologías como el Gemelo digital, IoT, Blockchain, y el metaverso serán de gran ayuda para gestionar todo tipo de incidencias en la infraestructura, como siempre con el único objetivo de mejorar el sistema de transporte ferroviario y la experiencia del viajero.

Revisa nuestras últimas publicaciones

29 de abril del 2024
Actualidad aBIM

Implementación BIM en Latinoamérica: Avances 2023 Red GOB Latam

29 de abril del 2024
Actualidad aBIM

Actualidad BIM: Plan BIM España ha entrado en vigor este 1 de abril de 2024

29 de abril del 2024
Post aBIM

BIM: Transformando el sector de las Telecomunicaciones