BIM y su potencial para reducir los estragos de las catástrofes

abril 3, 2022

En los últimos 50 años las catástrofes naturales han sido la causa de una media diaria de 115 muertes y pérdidas por valor de 202 millones de dólares. Así lo asegura un informe de la Organización Meteorológica Mundial, que sitúa en 5 la cifra por la que los desastres naturales se han multiplicado en la última mitad de siglo. Si bien es cierto que, gracias a las alertas tempranas y a una mejor gestión de las catástrofes, las muertes se han reducido casi 3 veces, los expertos creen que las condiciones meteorológicas extremas y las catástrofes naturales pueden ser aún más frecuentes y graves en el futuro.

Para hacer frente a esta realidad, BIM puede ser una herramienta esencial tanto para las empresas constructoras como para los encargados de responder a las catástrofes. Su uso permite adaptar las estructuras existentes para prepararlas mejor ante los desastres, ayudando a mantener a la gente a salvo sin tener que recurrir a la demolición y reconstrucción de aquellas que demuestran ser inseguras. Además, con la Metodología BIM, los arquitectos y las empresas constructoras pueden crear nuevas estructuras desde cero para que sean resistentes a las catástrofes.

Simulación mediante big data e IA

Combinada con los modelos BIM, la tecnología de simulación puede ayudar a los diseñadores a predecir cómo se comportará un edificio o infraestructura durante una catástrofe real. Así, por ejemplo, pueden diseñar en función de un conocimiento preciso del comportamiento y la propagación de un incendio, o bien de una estimación de los daños causados por un terremoto o, también, de la predicción del impacto de una inundación.

El tándem IA-big data contribuye a que los análisis de materiales y las simulaciones de catástrofes sean mucho más precisos, cosa que amplía la panorámica con que los diseñadores anticipan la conducta del edificio o infraestructura en situaciones de ese tipo.

Por otro lado, la elección de los materiales, el diseño de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado y la distribución del edificio pueden ajustarse en función de los resultados de la simulación, lo que permite a los diseñadores probar y rediseñar los edificios hasta que estén preparados para una catástrofe o, al menos, evitar descuidos en el diseño que podrían hacer que los edificios fueran mucho menos seguros.

Estos mismos modelos y simulaciones también pueden transmitirse a los propietarios de los edificios después de la entrega. De este modo pueden utilizar dichos datos para poner en marcha reparaciones tras una catástrofe.

Y es que así, en caso de que un edificio resulte dañado por una catástrofe, los equipos de reparación y construcción tendrán acceso a los modelos BIM que pueden ayudar a guiar el proceso de recuperación, permitiéndoles despejar los escombros de forma más eficaz y reconstruir la estructura de acuerdo con su diseño original.

BIM como guía para equipos de rescate

Al verse en la obligación de acceder a un edificio bien durante una catástrofe o bien tras ella, los equipos de rescate muchas veces recurren a los planos de la estructura. Normalmente se trata de documentos bidimensionales que, en no pocas ocasiones, entorpecen las labores de rescate por no tener el nivel de detalle necesario o por hallarse desactualizados.

Con los modelos BIM esto no pasa. La prolija geometría contenida en ellos los vuelve una herramienta de inconmensurable valor, pues proprocionan información precisa y puesta al día sobre el edificio. Es más, la cantidad de datos que contienen es tan grande como para permitir a los equipos de respuesta a la catástrofe trazar la mejor ruta de rescate en función, por ejemplo, del tipo de material de las estancias afectadas. Por ejemplo, si para acceder a una determinada zona hay que atravesar otra que contiene materiales inflamables, los encargados de orquestar el rescate pueden anticiparse con el modelo BIM y desviar su camino por otro lugar.

BIM para planificar y anticipar

Las herramientas BIM también permiten a los mismos propietarios planificar con mayor eficacia las rutas de rescate y evacuación. En conjunto con BIM, la simulación de la dinámica del fuego y de la conducta de las multitudes permite crear rutas de evacuación que tengan en cuenta tanto la forma en que se mueven las personas en caso de emergencia como el modo en que el fuego y el humo se propagan por el edificio.

BIM también puede ayudar a los propietarios de los edificios y a los equipos de respuesta ante catástrofes a gestionar con mayor eficacia una evacuación activa. Utilizando una combinación de datos del modelo BIM y de la tecnología de los edificios inteligentes, un sistema podría hacer un seguimiento de los evacuados a medida que se desplazan por el edificio, lo que podría guiarles hacia las salidas cercanas o ayudarles a coordinar sus movimientos en función de la ubicación de los equipos de rescate.

Además, a medida que se desarrolla la situación, el sistema puede alejar a los evacuados de las salidas que ya no están disponibles o de las partes del edificio que se han vuelto especialmente peligrosas. En definitiva, un enfoque similar con diferentes modelos de simulación combinados podría ayudar a los propietarios de edificios a prepararse para otras catástrofes -como inundaciones, huracanes y terremotos- y a organizar respuestas más eficaces a las catástrofes.

Fuente: https://www.geoweeknews.com/news/how-bim-helps-to-create-a-more-disaster-resilient-world

Revisa nuestras últimas publicaciones

29 de abril del 2024
Actualidad aBIM

Implementación BIM en Latinoamérica: Avances 2023 Red GOB Latam

29 de abril del 2024
Actualidad aBIM

Actualidad BIM: Plan BIM España ha entrado en vigor este 1 de abril de 2024

29 de abril del 2024
Post aBIM

BIM: Transformando el sector de las Telecomunicaciones