Estrategias de Construcción antisísmica con BIM

Estrategias de construcción antisísmica con BIM

La implementación de la metodología BIM en estrategias de construcción antisísmica implica aprovechar las capacidades del modelado tridimensional y la coordinación integral de información para mejorar la eficiencia, la precisión y la seguridad durante todo el ciclo de vida del proyecto.

En este contexto, se exploran diversas estrategias específicas para la aplicación exitosa de BIM en la construcción antisísmica. El modelado tridimensional detallado, por ejemplo, permite una representación precisa de la geometría del edificio, incluyendo elementos clave como conexiones estructurales, anclajes y refuerzos sísmicos. Esta representación completa y detallada del proyecto en el entorno virtual facilita la identificación temprana de posibles problemas y optimiza la toma de decisiones.

Además, la integración de análisis estructurales en el modelo BIM es esencial para evaluar la resistencia del edificio ante fuerzas sísmicas. Al incorporar datos específicos, como propiedades estructurales, materiales y cargas sísmicas, se logra una simulación más precisa del comportamiento del edificio frente a eventos sísmicos, permitiendo ajustes y refinamientos antes de la fase de construcción.

¿Qué es la construcción antisísmica?

La construcción antisísmica se refiere a la creación de estructuras diseñadas para resistir y minimizar los daños causados por movimientos sísmicos, independientemente de la magnitud o tipo de terremoto. Para certificar que un edificio se ha construido de manera antisísmica, los ingenieros y arquitectos a cargo del proyecto deben realizar cuidadas elecciones de materiales y recopilar datos sobre el comportamiento del terreno durante los sismos, basándose en registros históricos.

En este tipo de construcción, se suele emplear una cuidadosa combinación de materiales como el hormigón, la madera y el acero. La sinergia entre estos elementos permite desarrollar una estructura que pueda resistir los impactos sísmicos con la menor cantidad posible de daños.

En algunos casos, se ha implementado un innovador sistema de bloques aislantes en la base de las estructuras. Este enfoque permite que, durante un terremoto, el suelo se desplace mientras que el edificio permanece relativamente inmóvil. Esta técnica demuestra ser fascinante, ya que añade una capa adicional de protección al asegurar que el movimiento del suelo no se traduzca en daños significativos para la edificación.

Normativa antisísmica en España

Al realizar un recorrido por las normativas más recientes de España, destaca en primer lugar la norma que surge en 1962, donde se creó una Comisión Interministerial encargada de formular las Normas sismorresistentes y de cuyo trabajo emerge la Norma Sismorresistente PGS-1 (1968). Asimismo, posteriormente en 1967 el Ministerio de Obras Públicas publicó la “Instrucción para Proyecto, Construcción y Explotación de Grandes Presas”, en las que se tienen en cuenta las acciones sísmicas.

En el año 1974 se aprueba la Norma Sismorresistente PDS-1, así como la constitución de la Comisión Permanente de Normas Sismorresistentes. Se trata de una normativa mucho más moderna que supuso un importante avance técnico y que ha sido la base de las posteriores normas españolas. Obligaba al cumplimiento de la norma según zonas sísmicas en España, de acuerdo con un mapa de peligrosidad expresado en valores de intensidad sísmica.

Desde este momento, las normas deberían incluir una zonificación del territorio, indicando las características de los sismos máximos que han de considerarse; unos métodos de cálculo y unas recomendaciones de uso obligado, o no, dependiendo de las zonas y de las construcciones. 

Por último, el antecedente más inmediato a la norma actual fue la Norma NCSE-94, publicada en 1995, que supuso también un gran avance al incluir un mapa de peligrosidad sísmica de tipo probabilista, expresado en términos de aceleración sísmica básica, resultante de una profunda revisión de la sismicidad española .

Por lo tanto, la normativa de Construcción Sismorresistente en España, es la que regula la construcción de estructuras antisísmicas y se publica en dos partes: General y edificación (NCSE) y puentes (NCSP) y está elaborada por la Comisión Permanente de Normas Sismorresistentes. El ámbito de aplicación se centra en edificios declarados de importancia especial como hospitales, parques de bomberos, comunicaciones, transportes o grandes centros comerciales.

¿Cuáles son las estrategias que se deben abordar en la fase de diseño?

En la fase de diseño de una construcción antisísmica, se deben abordar estrategias específicas para garantizar la resistencia y seguridad de la estructura. Un análisis sísmico detallado del sitio es esencial, evaluando la amenaza sísmica local y considerando la historia sísmica junto con las características geotécnicas del suelo.

La elección de materiales juega un papel crucial. Optar por materiales resistentes y flexibles que puedan absorber y disipar la energía sísmica contribuirá a la robustez de la estructura. Además, el modelado tridimensional preciso, mediante herramientas especializadas, permite representar con exactitud la geometría y distribución de cargas, facilitando una visualización completa del proyecto.

En el diseño estructural, la flexibilidad se vuelve fundamental. Sistemas que puedan absorber y distribuir la energía sísmica son preferibles. Reforzamientos estratégicos en puntos críticos y conexiones sísmicas adecuadas minimizan los posibles daños. La implementación de técnicas de diseño paramétrico permite ajustes automáticos según las condiciones sísmicas cambiantes.

El aislamiento sísmico, mediante la incorporación de sistemas como bases aislantes, reduce la transferencia de vibraciones al edificio, aumentando su capacidad de resistencia. Además, el estudio minucioso de la carga sísmica proporciona datos cruciales para determinar las fuerzas y aceleraciones que actuarán sobre la estructura. Las consideraciones de fundación deben ser sólidas, diseñando cimentaciones capaces de resistir las fuerzas sísmicas y proporcionar estabilidad.

Finalmente, la realización de simulaciones y pruebas estructurales contribuye a evaluar el rendimiento sísmico del diseño, permitiendo realizar los ajustes necesarios.

La implementación exitosa de estas estrategias durante la fase de diseño es fundamental para asegurar la creación de una estructura resistente y segura ante eventos sísmicos. Adaptar estas estrategias a las características específicas del sitio y cumplir con las normativas aplicables son pasos fundamentales en este proceso.

Factores y elementos clave para una construcción antisísmica efectiva

La construcción antisísmica efectiva es fundamental para garantizar la resistencia y la seguridad de las estructuras en áreas propensas a movimientos sísmicos. Este proceso implica una serie de consideraciones clave que van desde el diseño estructural hasta el monitoreo y mantenimiento continuo.

En el diseño estructural sísmico, es esencial involucrar a ingenieros especializados que sigan códigos de construcción actualizados. Se realizan análisis dinámicos para comprender cómo la estructura responderá a diferentes niveles de actividad sísmica. La incorporación de sistemas estructurales resistentes, como muros de corte y diafragmas, junto con el uso de materiales con propiedades sísmicas favorables, es crucial para la seguridad a largo plazo.

La cimentación adecuada juega un papel crucial en la construcción antisísmica. Se realiza un estudio del tipo de suelo para adaptar la cimentación a las características específicas del lugar, considerando incluso la amplificación sísmica del suelo. La implementación de técnicas de cimentación profunda y el uso de aisladores sísmicos ayudan a reducir las fuerzas transmitidas a la estructura durante un evento sísmico.

La ductilidad y la capacidad de disipación de energía son aspectos cruciales para permitir deformaciones sin pérdida significativa de resistencia. Esto implica la utilización de materiales y conexiones que puedan soportar tensiones y deformaciones extremas. Además, la instalación de dispositivos de amortiguamiento sísmico, como amortiguadores de masa sintonizada o amortiguadores viscosos, contribuye a disipar la energía generada durante un terremoto.

En el caso de estructuras existentes, es necesario llevar a cabo una evaluación estructural para determinar su vulnerabilidad sísmica. El refuerzo de columnas y vigas puede ser necesario para mejorar la capacidad de resistencia de estas estructuras.

El control de peso y altura es otro factor a considerar, especialmente en edificaciones altas. La distribución adecuada de la masa y la atención a la altura de la estructura ayudan a minimizar momentos torsionales que podrían surgir durante un evento sísmico.

Finalmente, el monitoreo y mantenimiento continuo son esenciales para garantizar la efectividad a largo plazo de las medidas implementadas. La instalación de sensores sísmicos y sistemas de alerta temprana, junto con inspecciones regulares y capacitación del personal para reconocer signos de daño sísmico, contribuyen a la detección temprana de posibles problemas y a la implementación de medidas correctivas antes de que ocurran eventos sísmicos importantes.

En conjunto, estos elementos y consideraciones forman un enfoque integral para la construcción antisísmica, asegurando estructuras más seguras y resilientes en regiones propensas a actividad sísmica.

Métodos y técnicas avanzadas de construcción antisísmica

Las técnicas y estrategias empleadas para construcciones resistentes a movimientos telúricos son conceptos esenciales para afrontar eficazmente estos eventos de la naturaleza. En este enfoque, se prioriza la consideración de las fuerzas generadas por los sismos durante el diseño, es decir, las fuerzas a las que una estructura debe resistir. La estructura, diseñada para reaccionar elásticamente ante estos eventos, tiene la capacidad de sufrir daños controlados y limitados, lo que garantiza la seguridad de las personas dentro del edificio y la integridad de la estructura en sí.

Un método fundamental en este contexto es la noción de respuesta dúctil, que permite que la construcción experimente deformaciones de manera controlada, preservando su estabilidad general sin sufrir un colapso súbito. Esta perspectiva resulta crucial para salvaguardar la seguridad de los ocupantes y la solidez del edificio en caso de un terremoto.

Para lograr esto, se hace necesario utilizar materiales y estructuras capaces de resistir estas fuerzas y minimizar los daños estructurales causados por los movimientos sísmicos.

¿Qué tipos de criterios se implementan en la fase de operaciones para proyectos antisísmicos?

En la fase de operaciones de proyectos antisísmicos, los criterios se centran en la gestión, el mantenimiento y las medidas de respuesta después de que la estructura ya ha sido construida. Algunos de los criterios relevantes en esta etapa incluyen:

  • Programas de Mantenimiento Preventivo: Establecer programas regulares de mantenimiento preventivo para inspeccionar y mantener las estructuras en condiciones óptimas. Esto puede incluir la reparación de posibles daños sísmicos menores, la sustitución de partes desgastadas y la evaluación continua de la integridad estructural.
  • Sistemas de Monitoreo Continuo: Implementar sistemas de monitoreo continuo para evaluar la salud estructural a lo largo del tiempo. Estos sistemas pueden detectar cambios en la integridad de la estructura y alertar sobre posibles problemas antes de que se vuelvan críticos.
  • Procedimientos de Inspección Post-Sísmica: Desarrollar procedimientos detallados para la inspección post-sísmica después de que ocurra un terremoto. Estos procedimientos permiten evaluar rápidamente cualquier daño, determinar la seguridad de la estructura y planificar las acciones necesarias.
  • Documentación de Incidentes y Mejoras Continuas: Mantener registros detallados de cualquier incidente sísmico, daño estructural, acciones tomadas y mejoras implementadas. Utilizar estos registros para realizar análisis retrospectivos y mejorar continuamente los protocolos de operación.

En resumen, en la fase de operaciones de proyectos antisísmicos, la atención se centra en la gestión efectiva de las estructuras existentes, la respuesta a eventos sísmicos y la implementación de medidas de seguridad y mantenimiento continuo.

El papel de BIM en la construcción antisísmica

La metodología BIM puede desempeñar un papel crucial en la construcción antisísmica al facilitar la creación de modelos digitales 3D detallados de las estructuras. Además, el BIM facilita la coordinación entre los diferentes actores del proyecto, mejora la eficiencia en la planificación y construcción, y proporciona información valiosa para el mantenimiento y la gestión de la infraestructura a lo largo del tiempo.

Por lo tanto el aporte que hace el BIM a este tipo de construcciones es proporcionar herramientas avanzadas de modelado y análisis que mejoran la seguridad y la eficiencia en todas las fases del proyecto.

Cómo BIM mejora la eficiencia en la construcción antisísmica

Una de las características destacadas que aporta la metodología y gestión BIM a este tipo de construcciones es la capacidad para realizar simulaciones y análisis del comportamiento de los edificios frente a fuerzas sísmicas.

Estas simulaciones permiten a los profesionales evaluar la resistencia y la respuesta de la estructura en diferentes escenarios sísmicos, identificando posibles vulnerabilidades antes de la fase de construcción física.

La capacidad de realizar estas simulaciones no solo mejora la eficiencia en la toma de decisiones durante el diseño, sino que también contribuye significativamente a la optimización y fortalecimiento de la estructura final ante eventos sísmicos.

BIM no solo modela la geometría de la estructura, sino que también proporciona herramientas cruciales para simular y mejorar la capacidad de resistencia antisísmica de manera eficaz.

Limitaciones y desafíos de usar BIM en la construcción antisísmica

El uso de BIM aunque es beneficioso, presenta desafíos y limitaciones. La complejidad en la creación de modelos BIM detallados puede requerir una curva de aprendizaje considerable y la necesidad de personal altamente capacitado. Además, la implementación inicial de metodología BIM implica costos significativos, incluyendo software, capacitación y recursos de infraestructura, que pueden ser prohibitivos para empresas más pequeñas.

La interoperabilidad entre diferentes plataformas y software BIM es un desafío común, ya que la falta de estándares universales dificulta la colaboración eficiente entre equipos que utilizan herramientas distintas. Además, la precisión de los datos de entrada es crucial para obtener resultados confiables en las simulaciones, y la falta de datos precisos puede afectar la calidad del modelo y las predicciones sísmicas.

En proyectos pequeños, la inversión en BIM puede no ser completamente justificada, ya que esta metodología ofrece mayores beneficios en proyectos grandes y complejos. El mantenimiento y la actualización de modelos BIM a lo largo del ciclo de vida de una estructura pueden resultar desafiantes, afectando la utilidad del modelo en la gestión de riesgos a largo plazo.

La resistencia cultural y organizacional también puede ser un obstáculo, ya que algunos profesionales pueden ser reacios a abandonar métodos tradicionales. Además, preocupaciones sobre seguridad y privacidad de datos deben ser abordadas adecuadamente para garantizar la confidencialidad de la información.

Conclusión

La construcción antisísmica es sin duda un gran aporte de la Ingeniería y la construcción a la sociedad, es una muestra más de que estas disciplinas están al servicio de las personas y buscan constantemente perfeccionar sus técnicas en beneficio de la sociedad y el servicio que brindan.

La metodología BIM por su parte es un complemento perfecto para hacer de estos proyectos y procesos de diseño y construcción una instancia más eficiente y precisa.

Sin duda herramientas innovadoras que permiten al ejercicio de la Ingeniería aportar con obras de edificación e infraestructura seguras y que respondan a demandas, en este caso de eventos naturales.

 

Deja tu comentario