BIM en la Fase de Operación: Beneficios, Desafíos y Perspectivas

marzo 1, 2024

Cuando hablamos de la fase de operación, nos referimos al periodo durante el cual los edificios o infraestructuras ya construidas son gestionados y mantenidos. Aquí es donde el BIM realmente brilla, proporcionando un entendimiento profundo y una gestión efectiva de los recursos, espacios y sistemas.

Acompáñanos a explorar cómo BIM, es una herramienta revolucionaria en el sector de la construcción, que puede transformar la fase de operación, optimizando procesos, reduciendo costos y mejorando la eficiencia.

Importancia de BIM en la fase de operación

El uso de BIM en la fase de operación de un proyecto de infraestructura es, sin lugar a dudas, un elemento vital para el éxito y la eficiencia a largo plazo. Pero, ¿por qué es tan esencial este enfoque?

BIM, en primer lugar, facilita una administración eficaz de recursos gracias a su capacidad de generar un modelo tridimensional detallado y preciso. Esto permite una comprensión más profunda del rendimiento de las edificaciones e infraestructuras. Con estos datos cruciales, somos capaces de efectuar asignaciones y usos de recursos de manera optimizada. Esta característica resulta particularmente útil durante la fase operativa, donde una gestión espacial eficiente puede derivar en ahorros significativos.

Sin embargo, la importancia del BIM durante la fase operativa supera la mera gestión eficiente. Constituye además un recurso invaluable para la sostenibilidad. Utilizando la metodología BIM, podemos proyectar y administrar nuestras edificaciones e infraestructuras de tal manera que reduzcan al mínimo su impacto ambiental y fomenten una futura huella ecológicamente responsable.

Ventajas de la Implementación de BIM en la Operación

Permítenos adentrarnos en las múltiples ventajas que ofrece la implementación de BIM en la fase operativa.

Monitoreo de ocupación y desgaste

Una de las grandes ventajas de BIM es su habilidad para monitorear la ocupación y desgaste de edificaciones e infraestructuras. Esto facilita una evaluación precisa de uso y deterioro, permitiendo tomar decisiones basadas en datos sobre cuándo y dónde se requiere mantenimiento o reparación.

Gestión del consumo energético

La gestión de proyectos en BIM gestiona de manera más eficiente el consumo energético. Al proveer un modelo detallado de cómo se utiliza la energía en una edificación o infraestructura, podemos identificar áreas de ineficiencia y tomar medidas para disminuir el consumo energético y, por ende, los costos.

Cumplimiento normativo

El cumplimiento de regulaciones y legislación es una parte crucial de cualquier proyecto de construcción. BIM puede asistir a garantizar este cumplimiento al proporcionar una visión clara y detallada de todos los aspectos de la edificación o infraestructura, facilitando la identificación de cualquier área que pueda no estar en conformidad con las regulaciones.

Mantenimiento predictivo

El mantenimiento predictivo es otra área donde BIM destaca. Al permitir un seguimiento detallado del estado y el rendimiento de los sistemas del edificio, BIM puede ayudar a prever cuándo se necesitará mantenimiento antes de que ocurra un fallo, reduciendo el tiempo de inactividad y los costos de reparación.

Optimización de Intervenciones

BIM también puede asistir a optimizar las intervenciones necesarias en una edificación o infraestructura. Al proporcionar una visión clara de todos los sistemas y su rendimiento, podemos planificar y ejecutar intervenciones de manera más eficiente. Si este tema es de tu interés, te recomendamos consultar nuestros servicios de BIM para infraestructura.

Administración de documentación

La administración de la documentación puede ser un desafío en cualquier proyecto de construcción. BIM facilita este proceso al permitir la creación y administración digitales de todos los documentos relacionados con la edificación o infraestructura, lo que facilita el acceso y la administración de la documentación.

Mejora de la Colaboración

Finalmente, BIM puede coadyuvar a mejorar la colaboración entre todos los involucrados en un proyecto. Al permitir un acceso fácil y compartido a toda la información relevante, BIM fomenta una comunicación y colaboración más eficaces, lo que puede resultar en un mejor rendimiento del proyecto.

Desafíos de BIM en la Operación

Aunque es cierto que BIM tiene el potencial de revolucionar la fase de operación de los proyectos de infraestructura, también es importante reconocer que la implementación de esta tecnología no está exenta de desafíos. Como en cualquier proceso, hay obstáculos que deben superarse para aprovechar al máximo los beneficios que ofrece BIM, los siguientes son algunos de estos:

  • Falta de conocimiento y capacitación en BIM: Muchos profesionales de la construcción no están familiarizados con esta tecnología o no tienen la formación necesaria para utilizarla de manera efectiva.
  • Interoperabilidad de los datos: BIM genera una gran cantidad de datos que deben ser gestionados y compartidos entre diferentes sistemas y plataformas. Si estos sistemas no son compatibles, puede ser difícil integrar y utilizar estos datos de manera efectiva.
  • Inversión inicial significativa: La implementación de BIM puede requerir la compra de software y hardware, la capacitación del personal y la contratación de expertos en BIM, lo que puede ser una barrera para las organizaciones con presupuestos limitados.
  • Cambio de los procesos existentes: BIM puede requerir cambios significativos en la forma en que se realizan las cosas, lo que puede encontrar resistencia por parte de aquellos que están acostumbrados a los métodos tradicionales. Por lo tanto, si tu proyecto sufre un retraso, te sugerimos agendar una consultoría BIM con nuestros expertos.

Perspectiva del futuro de BIM en la fase de operaciones

Tras profundizar en el ámbito del BIM y su relevancia en la fase operativa, nos disponemos a proyectar la mirada hacia el futuro y cuestionarnos: ¿qué le depara el futuro al BIM en la fase operativa?

Las respuestas a esta pregunta son tan variadas y estimulantes como la propia tecnología BIM. Siguiendo las tendencias actuales e imaginando futuras innovaciones, nos encontramos ante un escenario repleto de oportunidades que podrían revolucionar completamente la manera en que gestionamos nuestras infraestructuras.

Es previsible que el BIM se convierta en un componente aún más esencial durante la fase operativa, con una adopción más generalizada a medida que un mayor número de profesionales y organizaciones reconozcan y aprovechen sus beneficios. Paralelamente al avance tecnológico, el uso de BIM también progresa, con cada nueva actualización y mejora que expande su funcionalidad y optimiza su eficiencia y usabilidad.

Tendencias Futuras en el BIM para la Fase de Operación

Las tendencias emergentes en la aplicación del BIM durante la fase de operación son verdaderamente prometedoras, con el potencial de transformar radicalmente la industria de la construcción.

Tecnologías de Inteligencia Artificial (IA)

La Inteligencia Artificial (IA) está revolucionando diversos sectores, incluyendo la industria de la construcción. En el ámbito del BIM, la IA tiene el potencial de incrementar considerablemente la eficiencia y precisión de los modelos.

Visualiza un escenario en el que los modelos BIM puedan aprender de los datos acumulados y adaptarse de manera autónoma, optimizando sus propios procesos operativos y brindando propuestas de diseño basadas en patrones de uso reales. Por ejemplo, un modelo BIM podría calibrar de manera automática las horas de funcionamiento de los sistemas de climatización basándose en los patrones de ocupación del edificio, resultando en una significativa reducción del consumo energético.

Objetos y Sensores del Internet de las Cosas (IoT)

El Internet de las Cosas (IoT) es otra innovación emergente con el potencial de cambiar drásticamente el uso de BIM en la fase operativa. Los sensores y dispositivos IoT pueden recolectar datos en tiempo real sobre una amplia gama de parámetros del rendimiento de un edificio, desde el consumo energético hasta las condiciones ambientales internas.

Estos datos pueden integrarse directamente en los modelos BIM, proporcionando una visión en tiempo real y precisa de la funcionalidad del edificio. Este grado de detalle puede permitir una gestión operativa más proactiva y predictiva, permitiendo a los equipos de operación identificar y abordar problemas antes de que se conviertan en inconvenientes de mayor magnitud.

Conclusión

BIM es una herramienta revolucionaria que ofrece múltiples ventajas en la fase de operación de los proyectos de infraestructura. Facilita una gestión de recursos eficiente, una administración efectiva de la documentación, un monitoreo preciso del uso y desgaste de edificaciones, entre otros beneficios. Sin embargo, su implementación también presenta desafíos, como la falta de conocimiento y capacitación, la interoperabilidad de los datos, la inversión inicial y la resistencia al cambio. A pesar de estos retos, es previsible que su uso se amplíe en el futuro, impulsado por avances en Inteligencia Artificial e IoT, lo que potenciará aún más su eficiencia y precisión. El futuro de BIM en la fase de operación promete una transformación radical en la gestión de infraestructuras, optimizando procesos y reduciendo costos.

Revisa nuestras últimas publicaciones

29 de abril del 2024
Actualidad aBIM

Implementación BIM en Latinoamérica: Avances 2023 Red GOB Latam

29 de abril del 2024
Actualidad aBIM

Actualidad BIM: Plan BIM España ha entrado en vigor este 1 de abril de 2024

29 de abril del 2024
Post aBIM

BIM: Transformando el sector de las Telecomunicaciones