Manual ADIF BIM: Descubriendo la Estrategia BIM para Obras

Manual ADIF BIM

Analizamos este anexo de cláusulas BIM que tiene como objetivo detallar los requisitos y gestión BIM que deben seguirse en la ejecución de las obras para el «PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN DE LA NUEVA ESTACIÓN DE PARLA NORTE (MADRID)». Estos requisitos incluyen tanto las especificaciones técnicas particulares como las administrativas para el uso del Common Data Environment (CDE) y la gestión de la información.

¿Cómo organizamos los modelos en la Estrategia BIM?

Para una gestión eficaz del modelo BIM, es crucial desglosarlo en submodelos que conserven dimensiones y funciones manejables. Además, se requiere una integración de modelos/submodelos que permita a cada participante del proceso realizar tareas de manera organizada.

La propuesta de la organización de modelos, incluyendo su subdivisión y federación, será elaborada por el contratista adjudicatario y deberá ser aprobada por Adif. La subdivisión debe ser coherente y lógica según las necesidades del contrato, considerando criterios como disciplinas, subdisciplinas, unidades funcionales o tamaño de archivo. En el caso de activos discretos, también se pueden aplicar criterios como zonificación, y para activos lineales, tramificación.

La federación debe ser práctica para el uso de los modelos resultantes, considerando criterios como disciplina, interdisciplinario o temático. La estructura y organización dentro de cada modelo deben permitir distinguir fases, disciplinas, subdisciplinas, zonas, tramos, edificios, niveles y tipos de vista o documentos 2D.

¿Qué nivel de información necesitamos en los modelos BIM?

La cantidad de información requerida en los modelos se refiere a la información necesaria que un objeto debe contener para cumplir con los objetivos y usos del contrato al que pertenece. Este nivel de información abarca tanto el nivel de detalle gráfico (LOD) como el nivel de información no gráfica y asociada (LOI).

¿Cómo definimos el nivel de detalle (LOD) en BIM?

El manual define el nivel de detalle (LOD) como la cantidad de información geométrica que incorpora un determinado objeto BIM.

El nivel de detalle (LOD) de los modelos para cada fase será, como mínimo, el siguiente:

Nivel de detalle(LOD) de los modelos

LOD 100

En este nivel los elementos se representan por lo general en 2D, mediante líneas o símbolos y también elementos tridimensionales básicos. Aquí se representa la existencia del objeto, sin dar información fiable de sus dimensiones, localización y posición.

LOD 200

Aquí los elementos se representan en tres dimensiones con una posición y localización precisas, en cambio la cantidad, geometría o tamaño son aproximados.

El objeto representado se puede reconocer por la geometría mostrada o bien limitarse a un volumen que permita la reserva de espacio para dicho elemento.

LOD 300

Se trata de una representación precisa del elemento y sus dimensiones, cantidad, localización, posición, geometría y tamaño. En general este elemento tiene el detalle necesario y suficiente para ser incorporado en un proyecto de construcción.

LOD 350 

Adicional al detalle incorporado en LOD 300, se agrega el derivado de haber elegido una marca y un modelo concreto. Asegurando así el modelado de las partes necesarias para la coordinación del elemento con el resto de los elementos cercanos.

Es un nivel pensado eminentemente para la fase de construcción, ya que contiene una definición que no tiene cabida en la mayoría de proyectos de construcción. 

LOD 400

Este es el nivel de fabricación, por lo que no es aplicable a la fase de proyecto, y está concebido para modelos de fabricación, máquinas de control numérico, procesos PLM, etc.

El adjudicatario del contrato podrá emplear modelos LOD 400 cuando considere que beneficia algún aspecto del proceso de construcción.

¿Cómo se determina el nivel de información no gráfica y vinculada (LOI) en BIM?

El documento menciona que la información no gráfica y/o vinculada será necesaria para permitir el estudio de la viabilidad del contrato en cada una de las fases definidas anteriormente.

En términos generales, se dará prioridad a la información no gráfica y relacionada al modelar diversas entidades, evitando cargar excesivamente los modelos con detalles geométricos si esta información puede ser claramente definida, medida y localizada de manera no gráfica. Es crucial identificar y listar la información vinculada, que debe incluirse en el Documento de Planificación del Modelo (MIDP).

Al inicio del contrato, Adif proporcionará una matriz de atributos para objetos que especificará qué información se requiere y en qué fase se espera. El contratista plasmará esta información en el Plan de Ejecución del Contrato (PEB).

¿Cómo se estructura la información en BIM?

En este manual se indica que la estructura de datos será compatible con la del formato interoperabilidad IFC o equivalente, la cuál es abierta y se basa en la siguiente jerarquía:

¿Cómo se estructura la información en BIM?

¿Cómo clasificamos los elementos en BIM según este manual?

El documento detalla que el contratista designado utilizará el sistema de clasificación planteado por Railway Innovation Hub para este contrato, aplicable a todos los objetos. Este sistema, empleado por Adif para garantizar la uniformidad del Modelado de Información para la Construcción (BIM), se clasifica por funciones. Si un objeto no está contemplado, el contratista puede proponer una clasificación, sujeta a la aprobación final del responsable del contrato. 

La información de clasificación estará en todos los objetos BIM, con dos atributos:

  1.  Código de clasificación [ADIF 00 Código _Producto]
  2.  Descripción [ADIF 00 Descripción Producto].

Adif especifica que proporcionará la tabla de clasificación del Railway Innovation Hub para su uso.

¿Por qué es importante un sistema de coordenadas en BIM?

La incorporación de un sistema de coordenadas en la metodología BIM es crucial por diversas razones. En primer lugar, asegura una referencia geoespacial precisa para los elementos del modelo, garantizando que su ubicación en el entorno virtual refleje fielmente la realidad física. Esto facilita la integración con datos geoespaciales existentes, como mapas topográficos y sistemas de información geográfica, favoreciendo la toma de decisiones informadas sobre la ubicación y el entorno circundante.

Por otro lado, la adopción de un sistema de coordenadas común facilita la colaboración entre equipos y disciplinas, reduciendo posibles errores y malentendidos. Además, permite realizar análisis y simulaciones más precisas, como evaluaciones estructurales y ambientales, en un contexto geográfico adecuado. Cumplir con normativas y regulaciones locales también se simplifica al utilizar el sistema de referencia geodésico correcto.

En resumen, implementar un sistema de coordenadas en BIM mejora la alineación del modelo con el entorno físico, facilita la colaboración, potencia la precisión en análisis y simulaciones, y asegura el cumplimiento normativo, contribuyendo a la eficiencia y calidad en todas las fases del proyecto de construcción.

Conclusión

En resumen, durante el análisis detallado del ítem del manual de ADIF se observa que se aborda de manera exhaustiva los requisitos BIM para un proyecto específico, con un enfoque claro en la gestión eficiente del modelo. Aunque se centra en el proyecto de la nueva estación de Parla Norte en Madrid, reconocemos el valor de estos enfoques, ya que las prácticas establecidas pueden aplicarse beneficiando a otros proyectos, contribuyendo a una implementación más efectiva y coherente de la metodología BIM en diversas iniciativas de construcción.

Uno de los puntos cruciales es la organización de los modelos BIM, proponiendo una estructuración en submodelos que conserven dimensiones y funciones manejables. Además, se destaca la importancia de una integración efectiva de estos modelos para permitir tareas organizadas por parte de los participantes en el proceso de construcción.

El manual también establece los niveles de detalle (LOD) necesarios para los modelos en cada fase del proyecto, desde LOD 100 hasta LOD 400, definiendo claramente el contenido geométrico requerido en cada etapa.

La clasificación de objetos según el sistema del Railway Innovation Hub es otro aspecto destacado. Este sistema, empleado por ADIF para garantizar la uniformidad en el Modelado de Información para la Construcción (BIM), se centra en la clasificación por funciones. Se enfatiza que, en caso de no estar contemplado un objeto, el contratista puede proponer una clasificación sujeta a aprobación.

En conjunto, estas directrices proporcionan un marco sólido para la eficiencia, precisión y calidad a lo largo de todas las fases del proyecto de construcción.

Deja tu comentario